--------------------

Echando humo…

 

 

Tranquilos que no vuelvo para calentaros con mi estado de ánimo, aunque lo pareciese ;)

Quiero explicaros (para el que no lo sepa) un técnica que, puntualmente, nos puede ayudar a la hora de definir o perfilar formas en el tapizado. A título personal, sólo la he empleado media docena de veces (si llega), las suficientes para poder dar constancia de su funcionalidad.

En el momento de soltar grapa tensando materiales, ya estamos forzando los rellenos de una u otra forma. Al pasar del tiempo, los pliegues, los fruncidos o las arrugas, sean voluntarias o no, deforman la “voluminosidad” de la goma, guata o cualquier relleno que se emplee con tal fin.

Eliminando huellas...No será la primera vez, ni la última, que nos haya tocado cambiar la tela de un tapizado semi nuevo por motivos cualesquiera. En este tipo de restauraciones, no suele ser preciso el cambio de gomas, aunque puede que queramos cambiar sustancialmente la forma original y necesitemos reemplazar los materiales… también puede darse el caso de que necesitemos, vía imperativa, aprovechar hasta las grapas, es en estos casos donde deberíamos aplicar la técnica a la que, malamente, he bautizado como “Volumizando o espesorando”… que al final, no es más que aprovechar los favores de una vaporeta, por lo que con haberlo denominado “vaporizando” o “atomizando” habría sobrado para el nombramiento pero, al entrar en juego la ganancia de volúmenes o espesores de dicho material, he optado por patear el diccionario, jeje…

En la foto anterior, en la parte superior, se observa como hemos atenuado las marcas del muelle zig-zag mediante una vaporada, que siguiendo los principios químicos básicos del material, responde al calor del vapor recuperando su forma original haciendo gala de una memoria de forma digna de alabanza.DSC_0383

En esta otra foto os muestro otro claro ejemplo en el que se podría (de hecho, así lo hice) devolver el grosor original, en este caso, al bloque de asiento. Éste, fue un trabajo para casa por lo que me explayé en pruebas y maneras, no lo habría hecho para clientes de los de pago por procurarles un retapizado de libro y a no ser de petición expresa pero, para ahorrarme unos eurillos, el viaje de ir a por materiales y que verdaderamente podía prescindir del cambio, decidí aprovechar lo máximo posible… y dedicarle una entrada ;)

Hay que tener en cuenta que la goma tiene que estar libre de guatas o pegamentos para que los vapores hagan la función de expansión. Su uso está recomendado para eliminar marcas o deformidades, siempre y cuando la goma esté todavía en orden de uso, con una goma pasada o desgastada el efecto quedaría reducido a polvo de ese que se mete por los calcetines y tizna las mucosidades.

En el caso que nos ocupa quise grabar el proceso a la par que experimentar con la durabilidad de materiales. Más adelante os presentaré al susodicho en su totalidad y mostraré el proceso del cambio en una entrada dedicada al modelo en cuestión, pero hoy, no toca…

Os dejo un vídeo para que veáis el proceso de la “volumización o espesorado” de la goma y ya de paso, aprovechar el programa de edición de vídeo más allá de las  celebraciones familiares ;)

Bueno, con esta me despido esperando que, por lo menos, haya servido para evidenciar las lamentables dotes oradoras del personaje contratado a tal fin… y su lamentable timbre de voz, a la próxima le meto distorsionador de voz, aún a riesgo de que parezca la petición de un rescate, jeje…

Un saludo.



5 comentarios :

  1. Hola.

    Tras errores de visualización, he tenido que actualizar el código de vídeo para deleite total del público... espero que lo disfrutéis ;)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me he quedado tonta, jamás se me hubiera ocurrido que una vaporetta pudiera tener un uso tan interesante. De hecho mi madre me ofreció la suya por no usarla y me pareció un poco trasto, creo que el fin de semana le voy a revolver el trastero y le retomo el ofrecimento. Por lo menos para los sofas de casa que los castigamos mucho.

    Gracias por la aportación, estupenda. Y el timbre de maravilla, así que no vayas a distorsionar y nos acabe explicando el tutorial Gracita Morales.

    Para la semana pruebo (si no llueve claro).
    Una abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Mamen, una vaporeta es una herramienta versátil donde las haya, lo mismo sirve de artilugio de limpiezas profundas como que te devuelve el grosor de la goma... y aún te diré más a título personal y confidencialmente ;)

      Cuando trabajes con terciopelos, no es de extrañar que se marque sólo de transportarlo, si lo doblas ni hablamos del roto... pues bien, si en el tapizado te encuentras con una de esas marcas que deslucen los brillos naturales, la vaporeta te puede sacar del apuro haciendo desaparecer casi cualquier marca aunque si es de las antológicas, lo mejor será cerrar los ojos o desviar atenciones pero, fuera de los casos extremos, te hará el papelón, seguro...

      Sólo procúrale a la salida del vapor un tupido paño o gamuza de algodón para que no incida directamente en el pelo y poco a poco se peina en todas las direcciones, no suele fallar ;)

      Bueno, si pruebas el tema que nos ocupa nos lo cuentas que si la goma está limpia de materiales, el resultado te sorprenderá ;)

      Sólo por venir, ya te has llevado tu ración de letras y sin esperártelas, eh?, jeje...

      Muchas gracias por tu visita Mamen, siempre es un placer ;)

      Un abrazo.

      P.D.: Te haré caso y no gastaré el distorsionador ;)

      Eliminar
  3. Buen truco,muy curioso.Ya te pediré la vaporetta un día para probar.Aunque me asalta una duda,¿recupera también la densidad?
    Es muy interesante cuando te encuentras gomas de las de antes,que uno prefiere conservar antes que cambiarla por un poliuretano actual,de menor calidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Óscar.
      Fíjate que te creía contestado, a saber dónde tenía puesta la cabeza.
      Has hecho la pregunta del millón y que esperaba ;)
      Lamentablemente, la densidad no se recupera una vez que ya se ha "roto" el poro, sólo se recupera el volumen, no me atrevería a decir que se quedan como nuevas... si han pasado quince años ;)
      Un abrazo, amigo mío.

      Eliminar