Sinapsis de un Tapicero <!--Can't find substitution for tag [blog.pagetitle]-->

Herramientas



Básicamente las herramientas del Tapicero, así como su utilización, no han variado con los años y no estoy hablando de las manos, siendo éstas el elemento indispensable que no nos puede faltar a ningún tapicero, hablo del martillo de tapicero, las tenazas o las tijeras ,entre otras tantas.

Hace unos cincuenta años, aparecieron las grapadoras neumáticas para facilitarnos el trabajo y, además, ahorrarnos un dinero en dentistas, ya que antes de venir las grapas al mundo, se clavaban tachuelas que los artesanos almacenaban en la boca... dicen las leyendas que un tapicero estuvo cagando tachuelas, durante dos días, después de un ataque de hipo mientras trabajaba.

Dejando atrás las sensiblerías escatológicas, sigo con la temática antes de perder el hilo. A lo que iba, que con unas pocas y arcaicas herramientas y un puñado de arrojo, podías ponerte a forrar madera, que no es lo mismo (ni mucho menos) que tapizar, pero ese es un debate que trataré más adelante. A día de hoy se hace indispensable un compresor que alimente a la pistola o grapadora, o un señor que sople fuerte y un poco de sitio para cortar las telas, pero para un uso eventual te recomiendo una pistola eléctrica y así te evitas al señor que sopla fuerte.

Más adelante y cuando mi ocupada vida de padre responsable por las tardes me lo permita, iré contando el para qué de las herramientas específicas del oficio y que si eres ajeno al tema, seguramente no conozcas:
Éste último es de mi invención y la verdad que resulta muy útil cuando haces capitoné. Lo del nombre de Empujador es algo que me ha llevado días elucubrar, más que nada por la confusión con el señor que soplaba y que también empujaba. Más adelante daré más y mejor explicación del funcionamiento de dicho artilugio , cacharro o pijorro.

Un saludo.












**ENLACES EN COMENTARIOS**